Información para los Visitantes a Cihuatán

Para Viajar en el Salvador

El Salvador todavía no es muy conocido como un destino turístico mayor, principalmente debido al conflicto del decenio pasado. La situación social se encuentra algo inestable. Ya se están reparando las carreteras y puentes, pero a veces viajar puede ser un poco aventurero. No es aconsejable viajar de noche ni tampoco campear; desafortunadamente hay problemas con bandidos y con pandillas juveniles, sobre todo por la noche.

Por otro lado El Salvador no es más peligroso que la mayoría de ciudades norteamericanas ni peor que los demás sitios turísticos en México y Centroamérica. Además el país conserva sus encantos naturales, habiendo evitado hasta ahora los estragos del desarrollo y turismo.

MapaEl Salvador es un país tropical. El clima es caliente. No se olvida su sombrero, su protector solar y su repelente de insectos. Si piensa visitar el país entre mayo y octubre, también se necesitará un poncho impermeable o un paraguas en caso de tormentas tropicales con chaparrones. De vez en cuando, sobre todo cuando hay un huracán en el Mar Caribe, es posible que llueva continuamente durante unas días.

No salga fuera de la ciudad sin agua. Se vende Agua Cristal en botellas y en bolsas de plástico (estos son especialmente útiles porque se acomodan dentro de la mochila) en la mayoría de supermercados y en los minimercados asociados con las gasolineras grandes.

Para Manejar en El Salvador

Es mejor viajar en El Salvador en carro particular o en bus. Hay muchas agencias de alquilar de autos en San Salvador. La mayoría de estas agencias tienen representantes en el aeropuerto internacional. Para mayor seguridad reserve su carro antes de viajar. Cualquier guía turística tendrá una lista de estas agencias con sus respectivos números de fax o de llamada gratis. Una nota importante: la ley exige el uso de cinturones de seguridad. También es obligatorio obedecer los límites de velocidad y utilizar los señales de virar. No se puede cohechar la policía de tránsito.

No es aconsejable manejar ni salir al campo de noche. Tenga cuidado con gente si quieren hacerle parar en la carretera y o parece que le siguen, sobre todo de noche o en áreas asolados.

Para visitar los sitios arqueológicos, es posible alquilar un carro con chofer (la mayoría de agencias tienen choferes) o contactar a una agencia de turismo. También existe un buen servicio de transportes públicos, aunque funcionen solo de día. En El Salvador, como en todos los países de mundo hay que cuidarse de los ladrones y rateros en los buses.

Si Usted Quiere Visitar un Proyecto Arqueológico:

Todo el mundo quiere visitar una excavación arqueológica. Inspirados en Indiana Jones y innumerables otras películas, programas de televisión y libros, quieren ser testigos del emocionante develamiento del pasado, y aún tal vez de hallazgo de algún tesoro perdido.

Lamentablemente, esto no es tan fácil. En primer lugar, se mueve mucha tierra anónima – y muy lentamente – entre cualquier hallazgo. Segundo, siempre tenemos el tiempo y financiamiento limitado, y cada día, aún cada hora, que se substrae del trabajo de campo significa avances perdidos.

Por estas razones, si usted interrumpe en un área de excavación y exige que se le muestre las excavaciones, probablemente no será recibido con entusiasmo. Véalo de este modo: el campo es nuestra oficina, y lo pasamos ocupados. Seguramente usted nunca pensaría en invadir una oficina y parar el trabajo de su ocupante. Mi saludo general a visitas inesperadas es “Váyanse”, seguido por una llamada a la vigilancia para cerrar el acceso a la excavación.

Ahora bien, fíjense que digo “visitas inesperadas”. A los Arqueólogos, al igual que todos, nos encanta tener visitantes. La educación es parte de nuestro trabajo y nos complace recibir a grupos de estudiantes, colegas, funcionarios, amigos y otros. Pero por favor tengan en cuenta lo siguiente:

Antes de ingresar al área de investigación, esperen a ser invitados. Sí, usted puede preguntar. Si parecemos dudosos o inconformes, no es un rechazo, sino es porque nos encontramos ocupados con algo que no puede esperar. En vez de insistir, usted podría preguntar si se puede en algún otro momento o día.

Si se hace una cita, sea de este modo o por teléfono o correo electrónico, favor de ser cumplido. He experimentado ocasiones cuando un visitante llega 2 días más tarde de lo acordado, a las 4 PM (el final de la jornada) cuando la cita era para las 9 AM. Si no puede llegar, llame. Todos tenemos celulares.

No traiga otras personas que no han sido invitadas. Si usted dijo que traía 10 estudiantes, no llegue con 50. No decida convertir la ocasión en un evento familiar con todos sus tíos y primos. Y por favor, no traiga niños pequeños o mascotas, y que pueden ocasionar daños o ser lastimados – las excavaciones pueden ser lugares con caídas profundas, piedras afiladas y otros peligros para el visitante descuidado.

Pregunte antes de tomar fotografías o video. Este no es su proyecto. Tal vez tenemos un acuerdo con nuestras fuentes de financiamiento que todas las fotografías deben ser aprobadas por ellos (esto lo hace la National Geographic y algunos otros). Tal vez no queremos que una foto del montón de nuestra tierra excavada aparezca en primera plana. Oigan, periodistas, por favor pregunten para saber lo que están fotografiando. Su reportaje será mucho más interesante, y los buscaremos cuando haya algo nuevo de interés. Con respecto a colegas, pues no es su proyecto; si fuéramos a visitar sus excavaciones, seguramente esperarían lo mismo que nosotros: que se pida permiso antes de fotografiar.

Cuando pedimos que se aleje de algo, hágalo. Muchos restos arqueológicos son muy frágiles. Algunos pueden ser contaminados con, por ejemplo, ceniza de cigarro.

No toque el equipo, herramientas o las bolsas de materiales culturales. En la arqueología todo debe ser debidamente rotulado y no mezclado. No queremos que el contenido de la bolsa del Pozo A se derrame a la bolsa del Pozo C. Nuestro equipo es muchas veces delicado y aún peligroso. Los jóvenes criados en la ciudad pueden no saber cuán filoso es un corvo, y tumbar una estación total significaría una cuenta de unos $10,000. Para usted.

Tenga en mente estas observaciones y usted, y nosotros, disfrutaremos su visita, ya las otras que usted querrá hacer.

Ahora bien, todo esto es referente a visitas a nuestras excavaciones – a nuestra “oficina”. Otra cosa es visitar las zonas públicas de Cihuatán y los demás bellos parques arqueológicos de El Salvador. Les encantarán y despertarán un profundo respeto por la riqueza del pasado salvadoreño.

Para Visitar a Cihuatán

Cihuatán es el mayor sitio arqueológico conocido en El Salvador. Aunque el sitio cubre la mayor parte de la Loma de Cihuatán, el parque solo abarca los dos centros ceremoniales y una porci&0acute;n de la zona residencial hacia el sur. El Centro Ceremonial Poniente y Terraza Poniente están abiertos al público. El Centro Ceremonial Oriente o Acrópolis está cerrado. El horario de Cihuatán es de las 9:00 a.m. hasta la 4:00 p.m., martes a domingo. Recientemente (noviembre, 2007) fue inaugurado como parque arqueológico y ahora cuenta con facilidades para turistas. Hay un museo de sitio para orientar a los visitantes, servicios sanitarios y un área de picnic bajo la sombra de árboles. Junto al museo hay un cafetín pequeño que vende agua embotellada, gaseosas y boquitas, y ahíí se puede obtener un folleto (en espaãol o inglés) para guiarse en el Sendero Arqueológico. También se puede sacarle desde el sitio Internet de FUNDAR. No hay guías, asíí que el folleto es esencial para comprender la antigua ciudad de Cihuatán. El acceso a la zona de las ruinas es restringida, tal como el caso de todos los parques arqueológicos, y no se permite entrar con comida, pelotas, radios, perros, armas, etc. Hay seguridad las 24 horas en el parque. Cihuatán suele ser caluroso de mediodía hasta la tarde, así que una buena estrategia es de visitarlo en la mañana y luego seguir hasta Suchitoto (distante unos 25 minutos) para almorzar en uno de los muchos restaurantes que ofrece ese pueblo tradicional bien conservado. Cihuatán ya carga la misma entrada como los otros parques arqueológicos de El Salvador:

Ciudadanos de El Salvador: $1
Estranjeros: $3,

Estacionmiento:
carros $1
autobuses $3

Por Carro Desde San Salvador

La Carretera Troncal del Norte pasa por la entrada del sitio. Desde San Salvador a Cihuatán es viaje de una hora, más o menos. Al pasar el pueblo de Aguilares se puede ver la colina de Cihuatán y la pirámide mayor del Centro Ceremonial Poniente a la derecha. La entrada se encuentra unos 3.7 km. después de Aguilares. La entrada es un camino estrecho con arboles a ambos lados. El Centro Ceremonial Poniente esta a unos 800 m. de la carretera. Este camino se puede pasar en todo clima pero ten cuidado con la bajada de la carretera. Se puede estacionar en la Terraza Poniente, frente al muro de Cihuatán.

Por Bus Desde San Salvador

Desde el Terminal Oriente tome un bus para Chalatenango o La Palma (hay letreros en los buses, además los ayudantes de los choferes anuncian el destino final de la línea en voz alta). Cuando llega a Aguilares ( hay una parada del bus y hay muchos vendedores ambulantes de comida) diga al chofer le deje a la entrada a "las ruinas." Cihuatán queda a pocos minutos de Aguilares. Baje del bus y suba por el camino al sitio. El viaje en bus demora una hora y media aproximadamente, según el tráfico y el número de paradas. Hay servicio de buses solamente hasta la 4 de la tarde.

La tarifa es 60 centavos. Desde La Palma y la Frontera con Honduras

Tome la Troncal del Norte en dirección a San Salvador. Unos kilómetros después de cruzar la Puente Colima , busca la entrada a Cihuatán, a la izquierda. El viaje es de unas horas, depende en las condiciones del climáticas y de la carretera.

-------------------

Otras Páginas Relacionadas con el Turismo en El Salvador

Lonely Planet
Infohub
Istmania


Un rótulo en la carretera a Santa Ana.


Un danzante folklórico.


Un conjunto de "Moros y Cristianos."


Una tormenta tropical en el Volcán de Guazapa.


Y el arco iris después.


Dulces traditionales.


El Volcán de San Miguel todavía fuma.


Una de las playas hermosas del país.

-------------------

Regresa a la página principal