P-7 Empieza a Revelar Sus Secretos

Volcán de Guazapa
El Volcán de Guazapa en verano. Una vista desde Centro Ceremonial Poniente de Cihuatán.
Desde el 12 de noviembre hasta el 6 de diciembre de 2001 los Licdos. Paul Amaroli y Fabio Amador, con la participación del Lic. Marlon Escamilla R. de Concultura y la Sra. Lesley Lane, un voluntario de Canada, iniciaron una exploración arqueológica de la fachada oeste del edificio P-7, la pirámide de 12 metros de altura que domina el Centro Ceremonial Poniente de Cihuatán. La intención de las excavaciones estaba documentar la Escalinata Poniente de la pirámide y sus alfardas y revelar el estado general de la preservación de la fachada. Sabemos de algunos episodios de restauración de la terraza baja de la Escalinata, la el primero en 1929, pero no existían ni un informe ni otros datos referentes al trabajo. Después de la limpieza inicial se extendieron las excavaciones hasta la cima de la pirámide para descubrir la condición de la escalinata en su total y de las terrazas altas de P-7. Es evidente que estas terrazas y su escalinata no son en buenas condiciones pero el núcleo de la pirámide esta en muy buenas condiciones y demuestra que P-7 tenía unas 6 terrazas. En la cima se limpió un área de la pavimentación original de lajas de talpuja.

Antes de la excavación El área de las excavaciones

I: La pirámide P-7 antes de comenzar las excavaciones. Cubierto con zacate, la pirámide es el centro de atención de los visitantes al parque arqueológico, el cual ha contribuido a sus estado de mal preservación.. Estamos planificando la restauración de la pirámide con la ayuda de Mundo Maya. Las excavaciones de 2001 se planificaban para averiguar el campo necesario para la restauración.: D: Una cinta amarilla indica los límites de las actividades arqueológicas. Era necesario proteger las investigaciones porque mucha gente visitan el sitio en los fines de semana. El área de investigaciones, más tarde, se extendaba hasta la cima de la pirámide.

Limpiando la pirámide Limpiando la escalinata
Pastor y gradas

Arriba: Limpieza de zacate y de suelos flojos de la superficie de P-7. Entonces (D) los trabajadores limpiaron la escalinata de la primera terraza para clarificar la extensión de la restauración antigua. También colocan unas cuerdas para guiar la ubicación de las unidades de excavación. Abajo: Pastor Galvez limpia la escalinata.

Zarandeando fragmentos de cerámica plomiza

Se pasaron todos los suelos excavados por una zaranda. D: Se encontraron con dos fragmentos de la cerámica plomiza, tipo Tohil, en la pirámide, evidencia de su fecha postclásica temprana..

lajas quemadas bajareque quemada

Un pavimento y pedazos de bajareque, los dos quemados, son testimonios a la violencia de la caída de Cihuatán.

Limpiando el base lajas en la plaza

La limpieza de la escalinata baja y una exploración de la pavimentación de la plaza.

escalinata oeste Alfarda

Limpiando la escalinata poniente de P-7 dejaba en claro la alfarda restaurada en los años 60.

llegando a la cima detalle de la trinchera

Las excavaciones llegan a la cima de la pirámide.

Núclea de la pirámide  Detalle del núcleal

El núcleo de la pirámide esta en buen estado de preservación y demuestra claramente la forma original de P-7.

La vista desde la cima Lajas originales

I: Limpiando la cima de P-7. D: Paul, Pastor y un parte de la pavimentación original de la pirámide.

Fabio y amigos La ambajadora francesa

I: Fabio Amador explica el proyecto a un grupo de visitantes oficiales, incluyendo la Arq. María Isaura Arauz, Directora del Patrimonio Cultural en Concultura, y la Embajadora de Francia, Doña Lydie Gazarian. D: La Embajadora Gazarian, Ramón Rivas, Director de Investigaciones de Concultura, Paul y Fabio en la cima de P-7.

Al final de las excavaciones se rellenaron las trincheras para sembrarles con zacate en el invierno que viene. P-7 guarda sus secretos hasta una nueva temporada de investigaciones.

Fotografías por Paul Amaroli.

-------------------

A la página anterior    Regresa a la portada